No cabe duda de que la calefacción es un factor importante en el gasto anual de la economía de los españoles que gastan una media del 14% de su presupuesto en la calefacción. En la práctica, en 2017, la factura media anual por hogar ascendía a 1.683 euros. En este contexto, para garantizar el ahorro, es importante saber cuándo encender el calefactor y cuándo apagarlo. Averías como mi caldera suelta agua, no quema bien, son problemas que deben solventarse con profesionales que reparan calderas en Madrid o en cualquier lugar de España. Evitar este tipo de averías puede ahorrar energía y evitar otro tipo de operaciones.

Una fecha (casi) imposible de predecir

Como puede imaginar, es imposible decirle exactamente cuándo encender la calefacción de su casa. No hay una fecha oficial para el comienzo del frío extremo. Esto es un hecho, y cada vez es más cierto en los últimos años, el invierno nunca llega al mismo tiempo que en años anteriores, lo que tiene un impacto directo en las necesidades de calefacción de su hogar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el período de calefacción es generalmente entre el 15 de octubre y el 15 de abril del año siguiente, variando según la región y el clima frío temprano.

Para saber cuándo encender el calentador, debe controlar el momento adecuado, es decir, el tiempo que le permitirá disfrutar de un cierto confort térmico y obtener el máximo ahorro, evitando encenderlo demasiado pronto y durante demasiado tiempo. En la práctica, es aconsejable encender la calefacción cuando note que el termómetro ha descendido por debajo de cierta temperatura durante varios días consecutivos.

Consejos para saber cuándo encender la calefacción

En general, tenga en cuenta que la temperatura considerada suficiente en una vivienda es de 19°C y 17°C en las habitaciones, en la entrada o en los aseos. Por lo tanto, estos son los números que debe tener en cuenta para saber cuándo encender el calefactor.

averias de calderas

Cuando llegue el momento de encender el calentador, unos pocos pasos sencillos pueden ahorrarle energía cuando se trata de calentarlo. Por ejemplo, configure su calefacción usando un termostato para que nunca se sobrecaliente y cierre las habitaciones de su casa para mantener el calor en cada habitación, sin mencionar el cierre de las persianas.

También, recuerde bajar ligeramente la temperatura en su casa por la noche y cuando esté fuera por el día. Y no dude en apagarlo pura y simplemente por una ausencia prolongada, si tiene un buen aislamiento.

Por último, cualquiera que sea su método de calefacción (caldera de gas, radiadores eléctricos, calefacción por suelo radiante, etc.), recuerde registrar las lecturas de su contador cada semana para evaluar su consumo y compararlo con el de las últimas semanas, o incluso años. Esto le permitirá mantener su factura bajo control y comprender mejor cuándo encender la calefacción y cuándo puede no ser necesario.

¿Qué ahorros son posibles?

Reducir la temperatura de calentamiento incluso dos grados puede resultar en ahorros significativos. Se estima que cada grado por encima de los 20°C representa un 7% más de su consumo de energía. En la misma línea, cerrar las persianas debería ahorrarle un 5% de energía. Por último, el mantenimiento adecuado de los aparatos de calefacción reduce el consumo de energía en un 10%.

Sabiendo esto, incluso cuando se hace necesario encender el calentador para asegurar su comodidad, usted debería ahorrar fácilmente todos los días.

Elija el suministro correcto de electricidad o gas

Si saber cuándo encender la calefacción de su casa y cuándo apagarla para ahorrar dinero es importante, no es el único factor que cuenta para determinar el monto de su factura de energía.