Trabajos que salvan vidas

De niño, jugabas a superhéroes, siempre dispuesto a salvar el mundo y a sus habitantes. Hoy, ¿aún sueñas con ser un héroe y ayudar a los demás? ¿Te gusta aconsejar, cuidar o proteger? Descubra a estos profesionales, con profesiones muy diferentes, pero con un objetivo común: salvar vidas!

Cirujano

65 millones de personas son pacientes potenciales a tratar. Tanto si trata un resfriado como si prescribe un examen, el médico generalista sigue a sus pacientes (hábitos, estilo de vida, etc.). Trata diversas patologías (angina, hipertensión, esguince…) y trata todo tipo de pacientes (desde bebés hasta ancianos). El médico también coordina con sus colegas de otras especialidades. Dependiendo de su especialización, el cirujano no repara traumatismos severos, trata infecciones, coloca prótesis, realiza trasplantes, etc.

En el extranjero, las ONG también reclutan médicos humanitarios, médicos generales y especialistas como parte de un programa de emergencia o desarrollo. En el lugar, trabajan en un dispensario, hospital, campo de refugiados, etc… En situaciones de emergencia, pueden intervenir durante conflictos armados, desastres naturales…

Si quieres trabajar con niños, la pediatría es la especialidad adecuada para ti! El pediatra interviene en la sala de maternidad, desde el nacimiento del niño, para controlar los reflejos, la movilidad, la posición de la cadera y la flexibilidad. Detecta posibles anomalías anatómicas, sensoriales o psíquicas. Su función es acompañar a los bebés o niños mientras crecen y cuidan de ellos, junto con sus padres. Otra profesión también nos permite cuidar o salvar vidas… ¡pero esta vez, la de los animales! Practicando en la ciudad o en el campo, el veterinario diagnostica, trata y explota animales domésticos o salvajes. Esta profesión requiere una verdadera pasión por los animales y una relación de confianza con sus propietarios.

Trabajos que salvan vidas

Trabajos de médicos

  • Médico de cabecera
  • Médico humanitario
  • Cirujano/ne
  • Pediatra
  • Veterinario

Juez de menores

Vestido negro largo, martillo, pilas de archivos apilados en el escritorio… el juez, y especialmente el juez de menores, está especializado en problemas infantiles. Sirviendo durante la mayor parte de su tiempo en el Tribunal Superior, tiene dos tareas principales: proteger y sancionar. Cuando los menores sufren abusos, viven en malas condiciones sanitarias, psicológicas o educativas, les corresponde a ellos intervenir y encontrar soluciones. El juez de menores puede entonces colocarlos temporalmente en una institución especializada o, si es necesario, en una familia de acogida. También está obligado a castigar al menor cuando ha cometido un delito (robo, chantaje, degradación, etc.). El trabajo del magistrado es exigente, estos profesionales lo ven como situaciones difíciles a diario. Entre las cualidades esenciales a poseer: humildad, autonomía, iniciativa, capacidad de respuesta y organización.

Psicólogos

El psicólogo ayuda a las personas con problemas o trastornos: traumatismos, ruptura, estrés, dificultades familiares, discapacidad… Gracias a su oído atento, da a todos la oportunidad de expresarse y ser escuchados por lo que son, sin que se haga juicio moral. También debe acompañarles y aconsejarles para que recuperen una sensación de bienestar. El psicólogo puede intervenir puntualmente en algunas sesiones o realizar un seguimiento real durante varias semanas/meses. También hay psicólogos escolares que ayudan a los niños, sus familias y maestros a encontrar un equilibrio en términos de escolarización.

Los asistentes de servicios sociales también permiten acompañar a quienes necesitan apoyo y ayuda en tiempos difíciles (problemas familiares, dificultades financieras, etc.). Les aconsejan, les guían y les animan a recuperar su autonomía acompañándoles en su vida cotidiana (soluciones financieras, vivienda, guarderías…). Este trabajo requiere un gran sentido de contacto y una gran autonomía, se basa esencialmente en las relaciones humanas.

 

Bombero

Salvar vidas humanas, a veces arriesgando su propia vida, es el trabajo diario de los bomberos. Incendios, accidentes de tráfico, inundaciones, ahogamientos, explosiones… ¡están en todos los frentes! Ya sean militares, profesionales o voluntarios, los bomberos están llamados a intervenir en todo tipo de situaciones de emergencia y administrar las primeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *